‘Otongachi’ se abre al mundo

dscf0326.jpg

 

Tomado de Diario La Hora…

“Trabajamos por la conservación del monte, de la montaña, debemos aprender a convivir con la selva y con todo lo que tiene por ofrecernos. A las nuevas generaciones se les debe enseñar las utilidades que tienen cada animal y cada plata, mas no destruirlas. Nuestras reservas están abiertas para eso. En Otongachi que se encuentra en la Unión del Toachi estamos construyendo una estación científica que además contará con habitaciones y miradores espectaculares”, dijo Onore.

 

Para ver el articulo completo sigue este enlace

Business ideas for Conservation

DSCF0023

Otonga Cloud Forest

I’ve been called ‘idealist” several times in my life, especially when the discussions are around business, consumption patterns and biodiversity conservation. BUT I do believe that there are different ways of doing business, different ways of consuming…and more important I do believe that business can enhance the protection of the natural environment and that consumers have the right and the power of choosing sustainable and ethical products. Here are some of my ideas of innovative business models that might work…

Wild orange marmalade from Otonga- My business innovation idea for the conservation of the Otonga Cloud Forest- part 1

In a nutshell, the idea is to sell the best wild orange marmalade to the best restaurant(s) in Quito. The chef will prepare the best dessert based on wild orange marmalade and row sugar from the Otonga Cloud forest. The best-informed clients  will attend the restaurant and pay a fair price for eating a delicious dessert that has a social and environmental purpose. The owner of the restaurant, will invest part of its revenues in the sustainability of its source of production (wild oranges + row sugar + local entrepreneurs of the area). Sounds good right?naranja agria

Benefits:

– The environment is seen as an opportunity for investment rather than as an externality.

– Profit for the marmalade producers and the restaurant.

– Low-income communities in Ecuador can improve their livelihoods by running social enterprises compatible with biodiversity conservation.

– Protection of the cloud forest in Ecuador

– Awareness rising among consumers in Quito

Who’s joining me in my start-up? 😉

DSC_0540

Quito-Ecuador

Ideas para la conservación de Otonga

¨El futuro no es lo que va a pasar, es lo que vamos a hacer¨– Jorge Luis Borges-

Todos lo días trato de ser lo más consecuente posible con esta idea de vivir de manera sostenible… busco ideas concretas y sencillas que pueda aplicarlas en mi día a día y así aportar desde mi realidad a construir un mundo más justo y más sano. Claro! que mejor si estas ideas pueden replicarse en otros espacios y ayudan también a conservar el Bosque Nublado de la Otonga 🙂 Aquí les cuento algunas buenas ideas que han sido exitosas en la conservación de la biodiversidad. Otonga

La primera se llama ARA: Acuerdos Recíprocos del Agua, una idea de Fundación Natura Bolivia que con varios otros socios han logrado replicar esta metodología en 5 países Latinoamericanos de manera exitosa. Es un método muy sencillo que busca que las comunidades localizada en la cuenca baja, inviertan en la conservación de sus fuentes de agua, cuenca arriba. El monto que invierten las comunidades cuenca abajo es utilizado por las comunidades cuenca arriba en procesos productivos compatibles con la biodiversidad. Por ejemplo, las comunidades cuenca abajo financian proyectos de reforestación, silvicultura, agroecología, apicultura etc.. en la cuenca alta, y de esta manera las comunidades tanto de arriba y de abajo se benefician.

Si esta idea la trasladamos a la Otonga… sería interesante acercarnos a la hidroeléctrica Toachi-Pilatón, por ejemplo, e ¨invitarlos¨ a invertir en la conservación de sus fuentes de agua. Quizás dentro de sus proyectos de responsabilidad social o compensación puedan invertir en re forestación y conservación del Bosque de Otonga y qué mejor si los podemos orientar en como hacerlo. O quizás un poco más ambicioso sería involucrar a los productores de ganado de la zona baja, y lograr que además de mejorar sus prácticas productivas, inviertan en el desarrollo de las comunidades río arriba y la conservación de la zona. Más ideas para trabajarlas… diversidad.

Otra idea super interesante que quería compartirla, la aprendí en el Perú… un amante de la gastronomía Peruana y la biodiversidad creo un circulo virtuoso de buen sabor 😉 Con la idea de conservar cultivos ancestrales y apoyar a comunidades rurales a mejorar su calidad de vida. Buscó en Lima, restaurantes muy renombrados y finos, y los invitó a invertir en la sostenibilidad de su fuente de producción. Cada restaurant, ¨adoptó¨ un producto ancestral (quinua, paiche, amaranto etc…) financiando a un productor o una comunidad productora. De esta manera el restaurant se asegura que su producto sea orgánico y de calidad; le asegura un mercado con precio justo al productor; concientiza y provee de nuevas opciones al consumidor y logra conservar la agrobiodiversidad de la zona 🙂 ¡buenísimo!

Regresando a la Otonga nuevamente… podríamos hacer algo similar con la panela, la leche, las frutas que se producen en la zona, y quien sabe y lograr que la uva de monte del Bosque de Otonga se venda en una torta deliciosa en algún restaurant de Quito…

Sigamos soñando, construyendo, compartiendo..

El Doc Onore…por Gaby Lopez

Yo entré por primera vez al edificio de la Facultad de Biología de la PUCE hace mucho mucho tiempo. Al “Doc” lo conocí allí mismo, días después. Apareció nomás, con su panza y sus carcajadas inmensas. Él siempre sonreía y en sus ojos guardaba mil historias que iba sacando poco a poco. ??????????????????????????????? Justo donde todo parecía morir, aparecía él. Él nunca hablaba de muertos, sino de vivos. Era un alivio. Las arañas eran princesas en su boca y muchos bichitos tenían su apellido. Con él, todo parecía tener un sentido profundo, mucho más allá de la ciencia oficial. Él le devolvía la vida a todo, hasta a los humanos, como un padre.

Un día, el Doc nunca más regresó a ese edificio. Yo tampoco. Entonces comencé a visitarlo en su casa. Cada vez que voy a su casa, salgo llena. Llena de semillas, de mermeladas, de chocolates y de historias nuevas. Todo eso es como una gran bodega en el alma, que me sirve en esos momentos en los que todo parece perder el sentido.

Gaby doc OnoreUna buena época solía ir a su bosque. Una vez que alguien entra a la vida del Doc Onore, es casi inevitable comenzar a visitar su bosque. Y es que el Doc. Onore es esa extraña mezcla entre el gran científico y el ser humano profundamente espiritual. Impecable como académico, pudo ver más allá. Entonces, de un profundo acto de amor, hizo nacer al Bosque Otonga. De su amor a la vida y de su certeza de que mientras más vida exista, mejor. Quizá por eso el entrar a ese bosque es tan especial* . Quizá tiene que ver con el amor de quienes lo cuidan. Aunque él no lo ha hecho sólo, estoy segura que muchos y muchas no nos imaginamos a ese bosque sin él. En este mundo tan enmarañado y complejo, cada plantita, cada bichito del Otonga es una oportunidad, no sólo de preservar sus vidas físicas sino también la sabiduría milenaria que sólo la tierra virgen y sus habitantes pueden guardar. El Doc Onore, la familia Tapia y otros tantos lo sabían, lo sabían desde un inicio, y por eso hicieron de ese bosque su vida.

Dicen que una puede tener la familia en dónde nació y la familia que una se va haciendo en la vida. Desde que lo conocí, el Doc siempre ha sido una mezcla entre mi abuelo sabio y mi hermano cómplice. Él es parte de mi familia.Giovanni Tanto como lo son mis padres y mis hermanos y hermanas. No recuerdo una sola vez que lo haya visto y que no haya salido de ese encuentro con una renovada sensación de esperanza en la vida. El Doc me ha enseñado de la fe, de ese dar la vida por algo, por alguien. El Doc Onore es un caminante, que con sus palabras y sus acciones me enseña a escuchar y a escucharme y, rodeada de esas voces, caminar haciendo mi propio camino, sea cual este fuere.

————-
*Por esos años, corría el rumor de que si una pareja de novios subía al bosque del Otonga, esa pareja nunca se iba a separar.

Sueños de Otonga por Alvaro Barragán

DSC_0671 Conocí la Otonga cuando era estudiantes de biología, debo haber tenido 20 años. Giovanni Onore era nuestro profesor de entomología y en esa época los viajes lo hacíamos en buses de servicio público hasta la Unión del Toachi y luego en los camiones para vacas hacía el poblado de San Francisco de las Pampas. DSC_0613 El primer día solo fueron largos viajes por caminos malos hasta llegar a los límites de Otonga a la casa de Don César Tapia.

Él nos recibió en su humilde morada, nos brindó su comida y sus historias. Ese es el recuerdo más nítido que tengo de aquella salida. Pues luego de comer, la mayoría de los compañeros se fueron a dormir, mientras uno o dos amigos nos quedamos junto a Patricia Ortiz, conversando con Don César. Recuerdo todas las historias sobre los animales que vio en su vida, los pumas, las culebras, osos, pájaros y demás. Mezclado con sus relatos personales de su vida, de como migró desde Sigchos a trabajar la montaña junto a su mujer y luego el crecimiento de su familia y su arduo trabajo con la caña para hacer panelas.

Don César Tapia

Don César Tapia

Al día siguiente la larga caminata a la reserva nos quitó la vida, pero valió la pena pues pudimos entrar en el corazón de Otonga y ver lo grandioso del bosque. La salida era corta y llovía mucho por lo que salimos casi después de estar apenas unas pocas horas.

Volví a la Otonga luego de al menos 10 años. Regresé como profesor con mi estudiante de tesis, Carolina Proaño-Castro. Nos perdimos en la búsqueda del sendero, cargados con unas mochilas llenas de comida y las fundas de dormir deambulamos como dos horas hasta que una señora nos indicó el camino correcto hacia la estación. La estación era y aún es una casa de madera abierta con una cocina de leña en donde uno se la pasa para matar el frío de la niebla.

El bosque sigue siendo mágico, intacto e incluso avanza por el trabajo de Onore y los Tapia que reforestaron muchos terrenos aledaños.

He regresado varias veces a Otonga desde hace más de nueve años. Cada viaje es mágico, tiene momentos que no se olvidan nunca, experiencias personales emocionantes, encuentros con el humilde Don César quien no para en su labor de guardián de la vida, guardián de los seres que esconde Otonga, incluido el Olinguito el más famoso mamífero del Ecuador. Cada vez valoro más el trabajo de Onore y los Tapia, quienes como hormigas han mantenido algo que crece cada vez más y que es un regalo para todos. Muy pocos saben de todo este esfuerzo, de todo el amor que hay detrás de conservar, de todos los recursos empleados en esta empresa de locos, recursos humanos sobre todo.
Pero Otonga no solo es bosque y naturaleza salvaje. Son seres humanos que viven en sus alrededores, sobre todo niños, que han recibido ayudas de la Fundación de Otonga que hacen que ellos puedan estudiar, que tengan la posibilidad de acceder a ese derecho universal que no se cumple en la mayoría del país y que puede ser la razón de que estemos destruyendo nuestro entorno. Esa fue mi mayor sorpresa, el mirar que existe un esfuerzo orientado a una Otonga integral en donde los seres humanos son parte de los sueños de conservación.

Sin duda, Giovanni Onore pasará a la historia como el gran científico que refundó el estudio de la zoología en el país, como educador de algunos de los mejores científicos que tiene el país, como motivador de soñadores, como conservacionista pero sobre todo será recordado por el gran apoyo a la educación de cientos de niños que no tenían alternativas para surgir…..y así cierra el ciclo con la primera generación de conservacionistas que tomarán sus sueños como propios, los Tapia……Pero este es otro cuento…

Alvaro y Giovanni

Alvaro y Giovanni

Meeting LAC fellows

It has been a long time since my last blog post…here I am again….keeping up Vivamos el Bosque 🙂

The Do School program, ¨Engage in Conservation¨ has officially ended this year, but the initiative of protecting the Otonga Cloud Forest is still up and running. Some news about my favorite place in the world coming soon 🙂
I´ve now become an alumni of the DO school,  and with my fellow Diego from Chile we were selected as ambassadors for Latin America. yeyyyy!!! what does that mean? 😉 Diego-CaroWell, we are planning an Alumni meet-up in Latin America in fall next year and hope to organize a Challenge 2.0. The isea is that all participating Alumni from LAC,  with their multidisciplinary backgrounds and ventures, will work on a challenge to create an impact in the region. Keep an eye on this coming meet up! Any ideas from you…are more than welcome 🙂

Beside that I was lucky to meet Lucia from Perú and learn about her great initiative Willakuni. willakuni A social and artistic project that work with women affected by political violence in Peru. I hope to visit her soon again!! Here a picture of both …

Lucia Caro

Next steps of Vivamos el bosque?? well I am first finally translating my blog into spanish and sharing with you news and exciting interviews from some good friends of the Otonga Forest….People who has been following and supporting the initiative want to learn more about Otonga, its people and friends.  Some of the questions I´ve been asked and will try to answer on my next blogs:  what do people who love Otonga think and feel about this forest? why is such an interesting place for so many people? Keep checking my blog… news, histories, interviews and guest blog posts coming soon!

Y mi vida nunca volvio a ser igual….

Hay ciertos momentos, personas, lugares o incluso olores y sabores que me impactaron de tal manera que mi vida nunca volvio a ser igual….

Cuando era estudiante de segundo año de biología, por ejemplo, tuve un profesor de zoología – entomología,Giovanni Onore, quien siempre me animó a experimentar, a pensar y a actuar diferente. Sin darme ni cuenta, al poco tiempo de conocerlo, me enamore del bosque nublado de Otonga, de su gente, de sus niños y de todos los bichitos del lugar. En sus clases, el tenía una manera super especial de compartir sus conocimientos. El nos contaba cuentos, anecdotas, chistes e historias….usaba una mezcla perfecta de ciencia, fantasía y experiencia personal.gio Me gustaban tanto sus clases y aprendí tanto de los insectos… Que al igual que él, me volví entomologa 🙂 Quizás piensan que siempre me gustaron los bichitos… pero nooo. En realidad al entrar a estudiar, planeaba especializarme en neurobiología y antes de cruzarme con el Doc Onore en el camino…estaba bastante convencida de que así sería… caro trampa

Después de convertirme en super amante de los bichitos, el Doc Onore siguió desafiandome e inspirandome a ir aún más allá… Me abrió todas las puertas que estuvieron a su alcance y con su inmensa sonrisa y cariño me guió y dió fuerzas para seguir. Siempre sentí su apoyo y cariño, y lo más lindo…construimos una hermosa amistad en la que compartimos valores, ideales y sueños. En el 2005, Giovanni me invitó a colaborar con algunas de las actividades que lleva a cabo en el Bosque Otonga. Un poco de educación ambiental con los niños de las escuelas en un inicio, reforestación del area más adelante y tantos otros esfuerzos que hace para conservar uno de los bosques más hermosos de nuestro país. Con gran esfuerzo, Giovanni y su Fundación Otonga, protegen la biodiversidad del Bosque de Otonga, con la participación activa de las comunidades de los alrededores, especialmente los niños. El increíble trabajo que Giovanni ha hecho en la zona, realmente me inspira a querer seguir sus pasos y trabajar hacia el mismo objetivo: proteger el bosque y su gente.

Desde entonces he colaborado con varias de las iniciativas de la Fundación Otonga en pro de la conservación del bosque…pero aún más importante, desde entonces, mantengo mis ojos, corazón y mente muy abiertas para seguir aprendiendo del Doc Onore, del Bosque, su gente, y su magia…

Puedes conocer más de Giovanni y su gran trabajo aquí